Casta De lobos😻

. . Mayra Gutiérez está casada co un hombre depresivo que ha vuelto su vida un tormento. A la par de esto padece el acoso de su jefe, Humberto Navarro, en el banco en que labora como cajera. Su único consuelo es Rosalía, la tía de su marido, la cual vive con ellos y la alienta para no perder la fe en que el cónyuge se repondrá, por lo que le pide que desista de la idea de divorciarse. Dante Bernal, el marido, sin embargo ama a su mujer y constantemente quiere tener relaciones sexuales, mismas que ella rechaza.

Patricio Longoria ha crecido sintiéndose responsable del incendio en que murió su madre, razón por la que padece el rechazo de su padre, César, un poderoso magnate, dueño de un imperio hotelero y otros negocios, y que lo ha visto siempre como la oveja negra de la familia, pero no de Jerónimo Cifuentes, mano derecha de César y el cual siempre impulsa y alienta al primogénito a terminar con la culpa que siente, convencido de que todo ha sido maniobrado por Alfonsina Curiel, esposa de César, para hacer que este tenga preferencia por su hijo Braulio. Es por ello que lo apoya en todo y recuerda al viejo amigo que su hijo mayor necesita de él y que no puede seguir culpándolo por algo que nunca se comprobó. El empresario sin embargo está cegado por las calumnias de su mujer. Y es que Alfonsina desea a toda costa que la fortuna de su marido pase a manos de Braulio, hijo de ambos, el cual es ambicioso y está casado contra su voluntad con Valeria De la Madrid, a la que humilla y desprecia,ocultando que lleva una doble vida y tiene una relación con Gabriel Torres-Landa, un apuesto artista cansado de su situación y que se ha propuesto que deje de manera definitiva a la esposa. Pero es que Braulio no puede, ya que fue obligado por su madre a casarse y así cubrir las apariencias ante la sociedad. Por otra parte, a espaldas de su marido, el cual a pesar de los intentos de la esposa tiene como consentida a la menor de sus hijos, la insegura y tímida Andrea, a quien la madre desprecia y humilla a espaldas del marido, pues jamás la ha querido y la considera su más grande error. La razón solo la saben la mujer y su prima, Elvira Quintana, quien funge como sirvienta dentro de la mansión y padece el desprecio de su único hijo, Edgar Acuña, el cual es protegido de Alfonsina, a la que tiene devoción y Lealtad que siempre han molestado a Braulio, quien lo ha ofendido y humillado desde que eran niños. El muchacho sin embargo es muy cercano a Andrea, a la que trata con cariño y delicadeza pues tiene una extraña atracción incestuosa que en el fondo es correspondida. Por ello Elvira lo persuade para que enamore la prima y de ese modo forme parte de la dinastía Longoria, o de lo contrario será de por vida un simple empleado y todo empeorará cuando le tenga que servir a su primo Braulio, al que el hijo odia por saberlo el futuro heredero de César.

Ruth Andrade, la secretaria personal de César, tiene presentimientos sobre los manejos de Braulio en las empresas y se dice a Jerónimo, quien habla con el joven empresario, el cual que le prohíbe que ponga en duda su honorabilidad y lealtad a lo que será suyo. Por esta razón el viejo Cifuentes le pide a César que le de una oportunidad a Patricio, al que siempre ha hecho a un lado, convirtiéndolo así en el irresponsable empedernido que es. Luego habla con este y le suplica que se comprometa con las empresas y piense en su futuro, pues de lo contrario al morir su padre solo hará más grande su miseria.

Mayra descubre en el banco que le hace falta una fuerte suma de dinero y de esto se vale Humberto, quien intenta intimidarla y propasarse con ella. La mujer lo rechaza y al enterarse por una compañera de que el hombre estuvo hurgando en su área de trabajo, lo acusa de ser quien tomó el dinero. Él lo niega y le pone un ultimátum para cubrir la cantidad de sus faltantes o de lo contrario se lo cobrará de su salario.

Alfonsina tiene una relación extra marital con su cómplice, el psiquiatra Francisco Sendel, al que ha ayudado económicamente y la ha ayudado en todas sus fechorías a pesar de estar casado con la doctora Ambar Ledezma, quien lo ayuda en una clínica que preside. Los amantes hacen el amor y juran que nunca nadie sabrá los secretos que ocultan.

Ninel Orellana, novia de Patricio, está con él por ordenes de Alfonsina pero en realidad a quien ama es a Leonardo Falcón, quien le propone estafar al enamorado y escapar. La oportunidad se les presenta cuando el traidor ve a Braulio entrar en uno de los hoteles de su familia, acompañado por Gabriel, por lo que lo sigue y nota que se han besado al estar dentro del elevador. Se vale de su seducción para engañar a una empleada y conseguir entrar en la suite en la que estos se encuentran haciendo el amor, por los que les toma vídeo y sale tras hacer ruido y casi ser descubierto. Esto alerta a Braulio, quien sale de inmediato al pasillo pero no logra ver a nadie. Decide que él y su amante deben dejar de verse por un tiempo.

Cansada de los acosos laborales, Mayra encara a Humberto y este le deja claro que debe acceder a sus apetitos sexuales si quiere conservar su empleo. La intenta violar y ella lo golpea en la cabeza, por lo que al creer que lo ha matado, entra en crisis. La policía se presenta y Humberto asegura que todo ha sido un accidente, mientras que Mayra se desahoga con Rosalía y las escucha Dante, el cual confunde todo y la acusa de infiel. El matrimonio discute y ella sale de casa, en medio de la lluvia, siendo casi atropellada por Patricio, quien acude a ella. La mujer se aferra a él y llora, confesando tener deseos de morir.

Ruth acude a trabajar a la mansión Longoria y toma un sobre sellado y dirigido a Alfonsina, el cual pone entre las cosas de su jefe, quien recibe en su oficina a Leonardo, el cual le muestra el vídeo de Braulio con su amante y le exige una millonaria suma de dinero a cambio de no difundirlo. El hombre lo repudia y reprocha a Patricio el relacionarse con gente sin escrúpulos, sin que este sepa de qué le habla. Luego acude a enfrentar a Braulio, quien niega que sea verdad que él tiene un amante y es defendido por Alfonsina, quien al estar a solas con su vástago lo abofetea y lo acusa de ser un estúpido, pues ella sabe de su homosexualidad y le prohibió que cometiera una estupidez y entorpeciera sus planes. Por su parte el furioso César se encierra en su despacho y encuentra el sobre dirigido a su cónyuge. Piensa entregárselo, pero la duda le corroe y decide abrirlo, estremeciéndose al leer el contenido del documento., mientras que Alfonsina ofrece a Leonardo Un millones de dólares a cambio del vídeo de Braulio y Gabriel. El hombre accede y acude a la cita, donde la mujer lo apuñala a sangre fría, para entonces rociarlo con gasolina y quemarlo vivo dentro de su auto, sin que nadie pueda escucharlo. La unidad estalla y la asesina huye con las evidencias bajo su poder.

Al enterarse de la muerte de su amigo, Patricio acude a Ninel, quien lo rechaza y le pide que no la vuelva a buscar, para luego hacer maletas e irse de la ciudad, pues en realidad teme a que su amante haya sido asesinado por intentar extorsionar a los Longoria.

Humberto, que no ha levantado ningún cargo contra Mayra, intenta obligar a esta a que se entregue a él pero la mujer se resiste por lo que le tiende una trampa y provoca que pierda su empleo., riéndose de ella al verla partir, no sin antes volver a pedir el mismo favor para recuperarlo. Ella decide marcharse.

César le dice a Alfonsina saber la verdad sobre ella y la muerte de su primera esposa y por ello ha decidido reparar el daño causado a Patricio, al que ha de beneficiar y pedir perdón por haberse dejado arrastrar por la maldad de la esposa, quien se sincera y asegura que todo es verdad y que ella fue quien se encargó de eliminar a la primera esposa del millonario y culpar al promogénito, para beneficiar únicamente a su hijo Braulio. César sufre un infarto repentino y suplica a la villana que le alcance su medicina, pero esta se niega y le exige que muera, mientras lo ve retorcerse. Esto es presenciado por Andrea, quien intenta ayudar a su padre. Débora evita que lo ayude y le jura que correrá con la misma suerte si menciona algo de lo que vio. Se comunica con Francisco y este evita que se le haga una autopsia al que fuera su paciente y se sorprende cuando la mujer le pide que la ayude, pues es necesario que Andrea sea internada en su clínica.

Con la muerte de César, Jerónimo, le pide a Patricio que se olvide de sus pérdidas y se arme de valor, pues ahora más que nunca deberá enfrentarse a sus enemigos ocultos. Y es que Alfonsina y Braulio creen que ahora todo el emporio familiar pasará a sus manos y no habrá nada que los detenga, aunque a ella le intriga saber cómo fue que su marido supo la verdad y sospecha de Elvira, a la que jura que, si fue ella la que enteró de todo al difunto, la hará pagar a través de su hijo. La prima no le teme y a pesar de sus insultos le aconseja que no cante victoria, pues César no era ningún tonto y actuó antes de tiempo.

Dante acorrala a Mayra con sus celos y la tía Rosalía habla con él para que recapacita y vuelva a ser el de antes, pues no puede seguir fastidiando a su mujer, a la que llenó de ilusiones que nunca ha cumplido. Él sin embargo está convencido de que su esposa es una zorra que lo engaña con otros y promete que si ella se atreve a dejarlo, se suicidará.

Braulio está harto de su vida y desea divorciarse de Valeria, para aceptar públicamente su homosexualidad y estar al lado del hombre que ama. Alfonsina se lo prohíbe y promete que si se atreve a cometer una estupidez, no dudará en sacar del camino a su amante.

En su afán por beneficiar a su hijo y perjudicar a Alfonsina, Elvira oculta el sobre que el difunto César leyó, para hacer uso de él llegado el momento y así, llegado el momento, destruir a su prima y quitarle la careta de dama respetable. Luego asegura a Andrea que Edgar está enamorado de ella desde que eran niños y que sueña con el día en que le corresponda. Se da cuenta de que la chica se encuentra muy mal y se aterra cuando esta le revela que Alfonsina contribuyó a la muerte de su padre.

Antes de morir, César hizo cambios en los que especifica que al momento de su muerte su lugar como presidente del corporativo será tomado por Patricio y que su fortuna, tanto como su emporio, pasará a manos del primero de sus hijos varones que tenga un primogénito. Alfonsina desea impugnar esos cambios y en privado Jerónimo le aconseja que no lo intente pues ella sabe muy bien por qué su marido actuó de último momento. La mujer teme a que Jerónimo esté al tanto de todo y en desahogo culpa a Braulio de la decisión del difunto, pues este se enteró de sus amoríos homosexuales. Le exige que ahora embarace a Valeria pues esta será la única forma de apoderarse de todo. El lo intenta pero no se siente capaz de hacerle el amor a una mujer. Habla con Gabriel y este le propone que opte por la inseminación artificial y ofrezca un trato a Valeria, así esta le dará el divorcio y la custodia de su vástago.

Andrea insiste en culpar a Alfonsina por la muerte de su padre y en un arranque la madre la abofetea y le jura que si lo vuelve a repetir y alguien la llega a escuchar, no tendrá piedad de ella y le confiesa cuanto lamenta haberla parido, pues es una inútil que no le ha servido para nada más que causarle problemas. La muchacha se desahoga con Patricio, al que dice quererse morir y este enfrenta a la madrastra, quien le reprocha el haberle arrebatado todo a Braulio en el último momento.

Mayra pide el divorcio a Dante y luego de pelear él sale de casa. Atormentado, entra a uno de los hoteles de los Longoria y sube hasta la azotea desde donde se arroja al vacío. Su deceso estremece a Rosalía y Mayra, la cual se siente responsable y debido a los gastos no tiene más opción que regresar al banco y suplicar a Humberto que le devuelva su empleo. Este le pone como condición que se entregue voluntariamente a él. La viuda está a punto de hacerlo pero desiste y se marcha, acudiendo al lugar donde Dante decidió suicidarse, teniendo un nuevo encuentro con Patricio, quien la escucha y habla con Jerónimo, para que le de un trabajo. Mayra es contratada y agradece a, desconocido, el cual la invita a cenar y ambos, en un momento de debilidad, se besan. Esto hace que ella se siente culpable y decida renunciar a su trabajo.

Valeria desahoga con Elvira la soledad que siente desde que se casó con Braulio y la sirvienta le aconseja que se haga de un amante, pues ahora más que nunca le conviene embarazarse, para asegurar su futuro y el de su marido. Valeria se opone a semejante proposición y Elvira le asegura que, de no intentar tener un hijo a como de lugar, lo perderá todo y al final Braulio se deshará de ella. Le entrega el contacto de una vieja amiga que puede ayudarla a curar su soledad.

Andrea asegura a Ruth que quiso ayudar a César para que no muriera, pero que no la dejaron. Afectada, no dice más a la curiosa secretaria, quien sorprende a Jerónimo al contárselo, por lo que ambos sospechan que Alfonsina está detrás la muerte de su marido.

Braulio se opone a que su hermano dirija las empresas pues no está capacitado. Sin embargo Jerónimo y el consejo han decidido apoyar al máximo heredero, quien finalmente enfrenta a su hermano, el cual le declara la guerra, asegurando que ya no pueden verse como familia.

Braulio desahoga su coraje encamándose con Gabriel, quien le aconseja que busque a alguien que le preste su vientre a cambio de mucho dinero y después le haga entrega del hijo que será de los dos. Braulio habla del in vitro con Valeria, la cual desea tener un hijo de manera natural y se niega a su propuesta.

Mayra y Rosalía son echadas su casa, pues deben más de un año de renta. La viuda busca a Patricio para recuperar su trabajo. Al no encontrarlo conoce a Braulio, a quien en un momento de debilidad le cuenta sus problemas. Él, creyendo que puede aprovecharse de su necesidad, le propone un negocio mejor que trabajar en el hotel: saldar sus deudas y darle una fuerte suma de dinero a cambio de que ella le preste su vientre para convertirse en padre, argumentando que su esposa es estéril. La desconocida rechaza la oferta y al hablar con Jerónimo recupera su puesto. Luego vuelve a ver a Patricio, quien se alegra de que haya recapacitado.

Valeria decide seguir el consejo de Elvira y acude a Rebeca Canseco, la dueña de una agencia de acompañantes que la presenta con Sergio Villegas, un apuesto hombre del que la casada se sorprende cuando tras ofrecerle un pago extra este le hace el amor. Desde ese momento ya no puede dejar de pensar en él.

Edgar vigila a Braulio y descubre que se ve con Gabriel. Entera a su tía Alfonsina, quien le hace saber que ha llegado el momento de que le pague todo lo que ha hecho por él, por lo que le ordena que se deshaga del amante de su hijo. Él se siente nervioso pues teme a hacerle daño a Andrea, con quien comienza una relación sin sospechar que la madre de la chica planea encerrarla en un psiquiátrico. Por otra parte Edgar se sorprende cuando Braulio le hace saber que, si quiere ganarse su entera confianza y ascender ocupando su puesto dentro de la empresa, tiene que matar a Patricio.

Mayra vuelve a recibir una propuesta de Braulio y la rechaza. Él la presiona y son sorprendidos por Patricio, quien enfrenta a su hermano por defender a la secretaria, a la que se atreve a besar. Ella se siente frágil e ilusionada y Rosalía descubre lo que le pasa por lo que la alienta para que rehaga su vida.

Alfonsina enfurece cuando Valeria le dice estar convencida de que Braulio la engaña. Culpa de esto a la esposa y le recomienda que haga todo lo que esté en sus manos para quedar preñada pues no le perdonará si Patricio se le adelanta a su hijo y no se tentará el corazón para aplastarlos a ella y a los suyos. La asustada esposa se desahoga con Sergio, a quien comienza a ver con frecuencia para hacer el amor.

Patricio cree que se ha enamorado de Mayra y Jerónimo lo alienta para que la conquiste. La invita a cenar y terminan haciendo el amor. Ella siente culpa y el hombre le hace comprender que, aunque suene cruel, la muerte de Dante solo la liberó. Luego el hombre es advertido por Elvira de que debe cuidarse las espaldas, pues su familia es su peor enemigo. Luego el hombre está a punto de caer en una trampa de Edgar, quien tiene la intención de matarlo, pero la repentina presencia de Mayra lo impide. El primo no se atreve más tarde y considera que su lealtad es hacia Alfonsina y no hacia Braulio, al que hace saber que no cometerá asesinato en su nombre y lo reta a que sea él quien asesine a su propio hermano.

Luego acecha a Gabriel, al que intenta atropellar, también sin éxito. Él sospecha de Alfonsina y la busca para enfrentarla. Ella le ofrece dinero a cambio de dejar a su hijo y le advierte que no permitirá que por él Braulio destruya las ambiciones de ella. El amante no le menciona esto a su pareja pero sí lo presiona para que se divorcie de Valeria y busquen rentar un vientre para ser padres. Al ver a Mayra en las empresas, Braulio se lo vuelve a proponer y ella nuevamente rechaza la oferta. Habla de esto con Ruth, quien entera a Jerónimo de los planes de Braulio y Alfonsina.

Al paso de un tiempo, en una casa de retiro, el Dr. Gonzalo Escudero hace visitas a sus pacientes, todos de la tercera edad, a excepción de una mujer que parece haber perdido la memoria. El hombre le pide que intente recordar y le cuente como fue que llegó al lugar pero ella no puede.

Valeria descubre que está embarazada y teme a que Braulio descubra su engaño. Sin embargo lo descubre Elvira, quien entera a Alfonsina, la cual felicita a su hijo, mismo que recrimina a su esposa por haberlo engañado. Ella le dice saber de Gabriel y le propone que ahora que está de encargo finjan que el hijo es de ambos y así él se apodere de el emporio Longoria. Confundido, el marido se lo piensa y cree que la oportunidad se le ha presentado por lo que hace una fiesta para anunciar que será padre. Lo felicita Patricio, a quien el hermano menor pide que no sea hipócrita pes sabe que sus días de gloria están por terminarse. Sin embargo ignoran que Mayra también está embarazada y Ruth se ha dado cuenta de ello, por lo que se lo dice a Jerónimo, quien habla con la empleada y le pide que, por su propia seguridad, si ese hijo es de Patricio, mantenga su embarazo oculto, hasta del mismo padre, pues su gestación representa una amenaza y su vida y la de su bebé corren peligro.

Patricio siente que se ha enamorado de Mayra y habla de esto con Jerónimo, el cual le asegura que la mujer es buena y ha sufrido lo mismo que él. Lo alienta para que luche aun en contra de Braulio y Alfonsina y no permita que le arrebaten lo que es suyo. Él entonces le pide a Mayra que se convierta en su esposa y ella acepta, por lo que la invita a una cena familiar, donde anuncia su compromiso, horrorizando a Alfonsina, la cual intenta convencerlo de que comete un error al casarse con alguien que no es de su clase. A esta fiesta acude el periodista Omar Guzmán, a quien Ambar aconseja que, si busca información comprometedora de la familia Longoria, siga los pasos de Alfonsina.

El Dr. Escudero busca hablar con César y se alarma al saber que este ha muerto. Tiene un encuentro con Jerónimo, al que hace saber que Leonora, la primera esposa del fallecido, está viva. No saben que Edgar los ha escuchado y ha enterado a Alfonsina de esto. Aterrada, llama a Francisco, al que entera que ha sucedido lo que temió por años, por lo que él debe pagarle los favores que le hizo en el pasado y apoyarla. La mujer luego entera a Edgar de que le pondrá una prueba de fuego y la recompensa por su lealtad será tan grande como su confianza. Él promete estar decidido a todo por ella y la lleva hasta la casa de retiro, donde la mujer dice ser hermana de Leonora, quien se aterra y sufre una crisis al verla frente a ella. Aparece el Dr. Escudero, quien habla con Alfonsina y le dice que la única persona que puede firmar el retiro de su paciente es su hijo Patricio.

Alfonsina sale furiosa de la clinica para entonces ordenar a Edgar que se haga pasar por Patricio y se encargue de pagar lo que sea para obtener documentos auténticos, con su rostro, pues está decidida a todo para sacar a Leonora de la casa de retiro.

Sergio y Valeria se han enamorado pero ella lo evita pues teme a perder todo ahora que está embarazada y se desahoga con Elvira, quien habla con Alma y la pone al tanto de todo,razón por la que esta reprende al acompañante por no haber respetado las cláusulas de su trabajo, enterándolo de que esta está en espera, por lo que lo despide. Él sin embargo está convencido de que ese hijo es suyo. Por otro lado la embarazada busca a Gabriel y lo entera de su estado para luego exigirle que se aleje de Brulio. El artista le hace ver que su matrimonio es una farsa que terminará tarde o temprano y reprocha a su amante el haber cohabitado con su mujer. Braulio le recuerda que tiene obligaciones y jamás menciona que el hijo de Valeria no es suyo.

Decidida a hacer la vida de Patricio un infierno, Alfonsina le ofrece a Mayra mucho dinero para que lo plante en el altar pero la prometida rechaza su oferta. Desea decirle que está embarazada pero recuerda los consejos de Jerónimo.

Edgar se hace pasar por Patricio y hace una visita a Leonora, a la que promete que la llevará a un lugar seguro. Ella por fin logra hablar y asegura sospechar que Gonzalo Escudero ha sido contratado por Alfonsina, para matarla. Accede a irse y es llevada al hospital psiquiátrico del Dr. Sendel. La paciente se horroriza cuando ante ella aparece Alfonsina y con gran cinismo le cuenta que ha hecho de la vida de su hijo un infierno y que ahora ella pagará por no haber muerto cuando debió hacerlo. Leonora sufre una crisis y es enviada a un calabozo, donde Ambar se encarga de cuidarla, mientras su perversa hermana se revuelca con Francisco.

El Dr. Escudero entera a Ruth de que Patricio se llevó a una paciente de la casa de retiro. Ella habla con Jerónimo, quien presenta al médico con el verdadero Patricio y al buscar su imagen en internet, gracias a personal de la casa de retiro descubre que no fue él quien se llevó a Leonora. Sospecha de Alfonsina y amenaza con desenmascararla, pero ella se le adelante y lo asesina a sangre fría con un arma con silenciador. Esta muerte intriga en particular a un policía, el teniente Téllez, quien investiga y se entera de la desaparición de Leonora y un supuesto Patricio Longoria, quien no era el que el fallecido creía. El policía sin embargo visita a Patricio y Jerónimo para obtener información, despertando esto miedo en Ruth.

Mayra y Patricio se casan y ella le revela estar esperando un hijo suyo. La lleva a vivir a la mansión Longoria, donde la esposa padece el rechazo de Alfonsina pero no del resto de la familia, sobre todo de Andrea, quien se acerca a ella a pesar de la negativa de su madre, a la que sigue rechazando, despertando curiosidad en Edgar, quien hace saber a la muchacha que tiene miedo de haber hecho algo malo. Esta lo consuela y le asegura que si sigue siéndole fiel a Alfonsina, terminará tan mal como César. El muchacho le pide que le diga qué es lo que sabe y ella se lo revela.

Omar Guzmán descubre que el teniente Téllez sigue los pasos de cada miembro de la familia Longoria por lo que propone hacer con él un trato y compartir información, lo que el policía rechaza de sobremanera.

Mayra y Valeria acuden con la misma ginecóloga, la doctora Amaral, por lo que comienzan a hacer amistad, misma que molesta a Braulio, a quien la esposa le dice no querer prestarse a la infamia que Alfonsina les propuso pues ella quiere a su hijo. El hombre le pide que eso lo hubiera pensado antes de liarse con un desconocido y le jura que no la perdonará si se atreve a interferir en sus planes y los de su madre.

NOVIEMBRE 2019. Valeria decide reconciliarse con Sergio, quien le propone que huyan juntos. La relación es descubierta por Alfonsina, quien acusa a su nuera de ser una estúpida, lo mismo que a su hijo, pues ambos se han traicionado y pueden ser descubiertos y echar abajo sus planes Los acorrala hasta que estos la enteran de que el hijo de Valera no es un Longoria y los entera de que esperarán al día en que Mayra de a luz e intercambiarán a los niños, así ellos ganarán y Patricio sufrirá al descubrir su hijo no lleva su sangre. No sospechan que Andrea los ha escuchado e intentado hablar con Mayra, pero no puede decirle nada y es amenazada por Alfonsina. Luego la muchacha intenta hablar con Ruth, quien, nerviosa, no la escucha y le entrega un dispositivo con información confidencial, pidiéndole que lo guarde, pues solo puede confiar en ella.

Téllez y Guzmán coinciden personalmente en sus investigaciones y han hecho amistad. Ambos están convencidos de que los Longoria ocultan algo y el asesino de Escudero se encuentra entre ellos. En una de sus visitas Guzmán conoce Ruth y hay cierta atracción entre ambos, sin embargo al tratar de obtener información por parte de la mujer, el periodista se da cuenta de su nerviosismo y comienza a seguirla a todas partes.

En un arranque de celos, Gabriel habla con Alfonsina y le hace saber del amante de Valeria, Sergio, a quien la mujer cita en un motel haciéndose pasar por una clienta. Hace que el hombre se meta en el jacuzzi, donde lo electrocuta para entonces darse a la fuga. La noticia horroriza a Valeria, a la que se le adelanta el parto, por lo que Alfonsina obliga a Elvira a darle a Mayra un medicamento que le provoca contracciones, por lo que ambas madres son llevadas de emergencia al hospital y son atendidas por la doctora Amaral, aunque Francisco se encuentra al acecho y se encarga de intercambiar a los recién nacidos, de lo cual Valeria intenta alarmar a Irene.

Alfonsina insinúa a Patricio que el hijo de Mayra no es suyo, pues no se parece en nada a él. El hombre sin embargo no duda de su esposa, quien sufre pues al paso de los días su hijo rechaza su leche materna así como sus brazos, razón por la que Valeria la ayuda, despertando sospechas en Rosalía, quien llega a insinuar que pareciera que la cuñada fuese la verdadera madre del crío. Luego la mujer visita a Valeria y descubre que esta siente rechazo por su bebé, por lo que intenta alentarla para que lo quiera, sorprendiéndose cuando la mujer le dice que ese niño no es suyo. Esto lo llega a presenciar Alfonsina, quien al darse cuenta de que la tía Rosalía ha atado cabos y lo ha descubierto todo, empuja a esta por las escaleras sin percatarse de que Andrea la ha visto.

Rosalía no ha muerto, por lo que Alfonsina la visita en el hospital, sin que nadie note su presencia, y la asfixia con una almohada después de que su víctima la acusa de haberla querido matar.

Al enterarse de la muerte de Rosalía, Andrea tiene una crisis y acusa a Alfonsina de ser una asesina, delante de toda la familia, por lo que la madre pide al Dr. Sendel que la recluya en el psiquiátrico, a pesar de la negativa de Patricio y con el apoyo de Braulio y Valeria, lo que despierta sospechas en Mayra y Ruth, quien ata cabos y deduce que Alfonsina también pudo deshacerse del Dr. Escudero.

Alfonsina prohíbe a los miembros de su familia que visiten a Andrea en el psiquiátrico y por eso Mayra manda a Ruth, a quien la muchacha le dice las razones por las que su madre la encerró, Ambar las ha visto y se lo comenta a su marido, quien informa a Alfonsina, la cual amenaza de muerte a la secretaria, la cual le promete que hablará con la policía, pues ya ha hablado con Omar Guzmán y le entregó cierta información. Alfonsina la mata atándola del cuello, con una soga, para entonces colgarla, arrojándola al vacío, haciendo que todo parezca un suicidio. Téllez está casi convencido de esto y habla con Guzmán, quien le oculta que la occisa le dio información que él mismo revisa, por lo que comienza a investigar con el fin de conseguir una buena historia, a la vez que Mayra encuentra en la habitación de Andrea el dispositivo que Ruth le dio a guardar e insinúa a Patricio que Alfonsina se encuentra detrás de las tragedias de su familia y Andrea lo sabe todo. Sin embargo el marido se resiste a creer que su madrastra sea un monstruo. Comenta las sospechas de su esposa con Jerónimo, quien le deja entre ver que Mayra tiene razón y deben investigar.

Téllez habla con Rebeca y se entera de que Valeria tuvo que ver con Sergio y que esperaba un hijo de este, por lo que el policía habla con Braulio, quien le asegura que él hijo de su mujer es suyo y puede comprobarlo. El policía habla con Jerónimo, quien le cuenta que los hijos de Valeria y Mayra casualmente nacieron el mismo día, así como su desconfianza hacia el Dr. Sendel, a quien el policía hace una visita sin conseguir nada. El doctor intenta comunicarse con Alfonsina y Ambar se lo impide y le hace ver que, involucrarse en los planes de la villana solo los llevará a la destrucción. Él le recuerda a su esposa cuanto le deben a esa mujer y esta asegura que la villana no dudará en matarlos a ellos, si se siente amenazada.

Braulio entera a Alfonsina de que hace tiempo ordenó a Edgar que eliminara a Patricio, pues nunca estará tranquilo hasta saberlo muerto. Luego habla con Valeria sobre el intercambio de bebés y su atención al que ahora es hijo de Mayra. Los ha escuchado Edgar, quien más tarde consuela a la mujer, y esta le revela lo que hicieron. Por su parte Braulio se desahoga con Gabriel, el cual se sorprende al saber que su amante desea matar a su propio hermano e intenta convencerlo de que se ha cegado por la maldad de su madre, razón por la que discuten y ponen una pausa a su romance.

Mayra resiente el rechazo de su hijo y acude a la Dra. Amaral, quien se sorprende al revisar al bebé. No dice nada a la madre pero sí busca a Jerónimo y lo entera de que el hijo de Mayra no es el que dio a luz.

Por ello el hombre pide a la esposa de su protegido que lo ayude, pues él cree en sus sospechas y deben investigar a fondo a Alfonsina. Por ello Mayra se acerca a Valeria, la cual siente aversión hacia ella por tener en sus brazos a su hijo, al que la presta mucho más atención que al que ella tiene. Al no conseguir nada, La intrépida cuñada se las ingenia para visitar a Andrea pues sospecha que guarda algunos secretos incómodos, por lo que intenta sacarle información que el Dr. Sendel lo impide, aunque la interna le pide que busque en el dispositivo, donde Mayra descubre que el Dr. Escudero descubrió que la madre de Patricio vive y por ello murió. Acude a la casa de retiro y se entera de que la paciente a la que el doctor protegía fue llevada al hospital psiquiátrico presidido por Francisco Sendel. Para seguir investigando, se vale de Omar Guzmán, al que entrega el dispositivo y pide discreción. El periodista descubre que el Dr. Sendel y la viuda de Longoria son amantes y amenaza al psiquiatra con dar a conocer la información si no le permite ver a su paciente. Este lo reta a que actúe y alerta a Alfonsina de lo que sucede, pero no sabe que Ambar desea vengarse de él y su amante, por lo que hace que Andrea y Leonora se conozcan y esta última descubre que la más joven es hija y víctima de su más grande enemiga: Su propia hermana.

Elvira y Alfonsina discuten por causa de Edgar y la primera pregunta a la otra si la matará como hizo con su propia hermana. Confiesa no temer de ella pues por salvar la integridad de su hijo es capaz de todo y por ello ha dado información a alguien que, en caso de que les suceda algo a ella o a su hijo, la entregará a la policía. Alfonsina la maldice y entonces la sirvienta acude a un escondite en donde tiene el sobre que le fue entregado a César, antes de morir, y lo oculta entre las cosas de Mayra.

Edgar bebe en un bar y allí se encuentra con Gabriel, al que en un momento hace saber las maldades de Alfonsina y el intercambio de los hijos de Braulio y Patricio. El homosexual busca a su amante y le reprocha lo que ha hecho. Discuten y este último le suelta un fuerte golpe que lo ofusca para entonces advertirle que no se meta en sus planes o de lo contrario terminará igual que todos sus enemigos.

Irene habla con Francisco sobre los partos de Mayra y Valeria y este le deja entre ver que, si insiste en investigar, podría perder la vida, razón de más para que la ginecóloga se convenza de que Mayra está amamantando a un niño que no es suyo.

Andrea ha hecho amistad con Leonora, quien decide volver a hablar y le cuenta como su muerte fue planeada para desaparecerla, logrando escapar del fuego. La muchacha sufre al darse cuenta de que la causante de todo fue Alfonsina, su propia madre, por lo que decide que escapará de la clínica del Dr. Sendel. Pide ayuda a Edgar, a quien le cuenta lo que sabe. El amor de este es tan grande que promete que la ayudará, mas desea ganar tiempo para poder engañar a Alfonsina.

En su afán por apoderarse de la presidencia del consorcio y de la fortuna de su padre, Braulio sabotea todos los movimientos de Patricio, quien lo enfrenta y está a punto de golpearlo. El envidioso hermano jura que no permitirá que le arrebate por lo que tanto ha trabajado y le aconseja que se haga pruebas de paternidad, pues el hijo de Mayra no es suyo.

Jerónimo interviene y jura a su protegido que su hermano miente pero este ya tiene dudas y manda a hacer pruebas de ADN, descubriendo que, en efecto, al que cree su hijo no es suyo. Recrimina a Mayra por su engaño y ella, resentida por su desconfianza, se marcha de la mansión Longoria con su hijo, perjudicando así el ánimo de Valeria, la cual rechaza al hijo que le entregaron y jura a su marido que nunca lo querrá, por lo que le exige que le devuelvan el suyo. Parece enloquecer, por lo que Alfonsina amenaza con enviarla al psiquiátrico.

El confundido Edgar no sabe qué hacer y por primera vez se acerca a Elvira para pedirle un consejo pues ama a Andrea y teme a hacerle daño de seguir apoyando a Alfonsina. Revela que ayudó a esta a hacerse pasar por Patricio y sacar a una mujer de una casa de retiro para llevarla al psiquiátrico de Francisco Sendel, por lo que la mujer ata cabos y descubre que esa mujer es su prima Leonora, con la que intenta hablar, engañando a Ambar, pero el marido la descubre y lo evita, dando parte a Alfonsina, quien busca a Edgar y lo hace decidirse entre su lealtad a ella o el amor a su madre, dejando entre ver que tarde o temprano le pedirá que elimine a Elvira.

El teniente Téllez se entera de la infidelidad de Valeria cuando habla con Rebeca, quien le dice las extrañas circunstancias en que Sergio murió y las veces que mencionó que la mujer tendría un hijo suyo. El policía visita a Braulio y se da cuenta de que este lo sabe todo, mas no puede incriminarlo en el asesinato por falta de pruebas.

Mayra desespera cuando su hijo amanece hinchado y de inmediato acude a un hospital, donde el pequeño muere. La desesperada madre acude a la Dra. Amaral, quien le hace ver que fue raro que ella tuviera un parto prematuro y que diera a luz justamente la misma noche que Valeria, quien además rechaza a su hijo. Esto levanta sospechas en la madre, quien busca a Patricio y le dice sospechar que ambos fueron víctimas de una infamia con el fin de que Braulio tome el poder del imperio Longoria. Él no le cree y por eso ella asegura a Jerónimo estar convencida de que el hijo de Valeria es el suyo y que los críos fueron intercambiados, pues le cree ya que sabe que esto tiene lógica, mas no se explica por qué. Luego habla con Gabriel, quien le cuenta lo que sabe y le aconseja que actúe con cautela por lo que la mujer decide examinar el cuerpo del bebé muerto.

Valeria sufre por la muerte de su verdadero hijo y culpa a Braulio y Alfonsina por ello. Esta última sin embargo se siente tranquila, pues ahora sus planes resultarán y por ello convoca a una junta con el consejo de las empresas, para anunciar a su hijo como el nuevo presidente y heredero total de la fortuna Longoria.

Mayra cuenta al periodista Guzmán sobre sus sospechas y luego recibe una llamada de Ambar, quien le dice estar dispuesta a cooperar con ella y así vengarse tanto de Alfonsina como de su marido. Le hace saber que en el psiquiátrico no solo se encuentra Andrea, sino también Leonora, la madre de Patricio, y que se las puede entregar a cambio de que la ayude. Las dos se ven en persona y Mayra acepta hacer un pacto con ella solo si le dice la verdad acerca del intercambio de bebés. Ambar le confiesa que Alfonsina dio esa orden a su marido y la horrorizada madre lo comprueba cuando tiene las pruebas de ADN que mandó a hacer, descubriendo que el niño que Valeria cuida en realidad es su hijo.

Mayra sufre por la infamia de la que fue víctima, mas sabe que no puede decir nada a Patricio, por lo que busca a Jerónimo y se lo cuenta. Este le consigue pasaportes falsos para ella y su hijo y le aconseja que se lo robe y huya al extranjero, para luego discutir con Braulio, el cual reclama la presidencia de las empresas, apoyado por su madre y el viejo funcionario se las ingenia para que el proceso legal se alargue, pues descubre las verdaderas intenciones del hombre para dejar a Patricio en la ruina. Este último a su vez rechaza hablar con Mayra, quien aparece ante él con pruebas en la mano y le hace saber que el niño que murió no era suyo, sino de Valeria, la cual rechaza al que sabe que no es su hijo, situación por la que Elvira interviene, enterándose por la mujer del intercambio. Asegura a Alfonsina que pagará tarde a temprano por su maldad y son escuchadas por Edgar, quien se sorprende cuando su tía, con cuchillo en mano, asegura a su madre que no la matará porque él la la asesinará tarde o temprano, para demostrar su lealtad.

Jerónimo revela a Patricio que Valeria fue internada en un psiquiátrico porque sabía cosas de Alfonsina. Se estremece cuando Mayra le entrega el dispositivo que la hermana guardaba y le pide que sea fuerte para leer todos los horrores que en él se ocultan.

Edgar provoca un incendio en el psiquiátrico y así a escapar a Andrea y Leonora, de lo que Ambar se vale para dar sus nombres a Téllez, alertándolo. Este se niega a hablar con Guzmán, quien le propone que intercambien información. Luego de discutir así lo hacen y el policía visita a los Longoria para hacerles preguntas, mientras que el periodista hace saber a Mayra que alguien ayudó a escapar a Leonora y Andrea, lo que hace enfurecer a Alfonsina, la cual abofetea y ofende a Francisco, el cual amenaza con dejar de ser su cómplice y arruinarla. Intenta besarla y ella lo rechaza, dando a entender que su relación solo era parte de un negocio. Los enfrenta Ambar, quien desprecia al marido y jura destruir a la villana, la cual le ordena a este que la detenga, por lo que el hombre termina ahogándola en la alberca del psiquiátrico. Confundido, alista sus cosas para marcharse lejos, intentando despedirse de su amante, quien esta vez lo rechaza. Él la besa a la fuerza y son descubiertos por Braulio, a quien el Dr. Sendel hace saber que él y su madre han sido amantes desde hace muchos años. Madre e hijo discuten y este último busca a Gabriel, para reconciliarse, pero el ex amante lo rechaza y le advierte que debe cuidarse, pues sus fechorías están por salir a la luz.

Mayra convoca a una cena familiar y en ella muestra las pruebas de que el hijo de Valeria es suyo y que el que murió no llevaba la sangre de Patricio pues era hijo de su cuñada pero no de su hermano. Esto se comprueba con la presencia de Rebeca, quien hace saber a todos que el hijo que Valeria dio a luz era de Sergio. Esto sorprende a Patricio, el cual no puede comprender como su familia ha sido capaz de tantas atrocidades para quedarse con la fortuna de su padre. Jura que les dará lo que merecen y comienza por echarlos de la casa que fuera de su madre.

Téllez está detrás de Francisco, quien intenta huir al extranjero en una de las avionetas de la familia Longoria, la cual estalla en los aires. Su muerte y la de Ambar destruyen las esperanzas de Mayra, pues sabe que estos podían ayudarla a confirmar las fechorías de Braulio y Alfonsina. Enfrenta entonces a Valeria, quien se ha aferrado al bebé vivo y afirma que es de ella.

Sin embargo Elvira aconseja a la perturbada mujer que cómplice de las artimañas de su suegra y marido. La madre llora pues se resiste a haber perdido a su hijo. Sin embargo Mayra le suplica que se apiade de ella y comprenda el dolor por el que ha atravesado y del que en parte la misma Valeria es responsable.

Jerónimo asegura a Braulio y Alfonsina que, con lo que ha salido a la luz, ellos lo han perdido todo y no podrán reclamar nada de la herencia de César. La viuda sin embargo tiene un as bajo la manga y jura que a Patricio no le quedará más remedio que entregar a Braulio toda la fortuna y el consorcio Longoria.

Braulio le pregunta a Gabriel si habló con Mayra sobre el intercambio de hijos. El antes amante lo acepta así como haberle contado a la mujer que planea matar a Patricio, por lo que el furioso Braulio, cegado por la ira, lo golpea fuertemente hasta matarlo, huyendo, confundido, al darse cuenta de lo que ha hecho. Su muerte levanta sospechas en Valeria, la cual no sabe qué hacer y pide a Braulio que se divorcien pero este no lo acepta y se refugia en Alfonsina, a la que confiesa que la muerte del Dr. Sendel no fue un accidente, pues él provocó la explosión de la avioneta, como un acto de venganza.

Elvira pide a Edgar que se marche al extranjero y le hace prometer que él no ha tenido nada que ver con los crímenes de su tía. El muchacho asegura que no y pide ayuda a su madre, a la que entera de que ha puesto a salvo a Andrea y Leonora. Madre e hijo deciden unirse y descubren varios asuntos comprometedores de Alfonsina, por lo que ella se pone en contacto con Guzmán y lo entera de todo, pues teme por la vida de su hijo y por ello también entrega a Mayra el sobre por el que César perdió la vida. Esta a su vez se lo da a Patricio, quien se estremece al saber que su madre está viva y se encontraba en el sanatorio mental del Dr. Sendel. Decide enfrentarse a su tía, encarándole cada uno de sus crímenes y le confiesa que ya conoce la verdad sobre el incendio en que supuestamente su madre perdió la vida. La mujer, cínica, lo acepta y le propone hacer un intercabio: Devolverle a su madre a cambio de que él le entregue a Braulio La herencia y el consorcio Longoria. Lo que ambos ignoran es que, gracias a Elvira, Mayra ha logrado ver a Andrea y Leonora, a la que pide que salga a la luz y termine con la maldad de su hermana, a la vez que Braulio planea matar a su hermano.

Jerónimo habla con el inspector Téllez y le cuenta sus sospechas sobre las muertes de Ruth y el Dr. Escudero, así como la suplantación de los hijos de Valeria y Braulio, por lo que estos visitan a este último y él les hace saber que lo ignoraba y que todo fue planeado por su madre, traicionándola. Por otra parte, Francisco no murió en la explosión y declara las fechorías de Alfonsina, asegurando que esta quiso matarla y revelando como ha mantenido encerrada en el psiquiátrico a su hermana Leonora, a la que todos creían muerta. Pronto recibe una visita de la mujer, quien le revela que Andrea es su hija y luego intenta matarlo pero la presencia de doctores y enfermeras lo evita, por lo que huye. El Dr. Sendel no lo puede creer y grita, desesperado, ahora más que nunca tiene deseos de vivir.

Braulio sabe que Francisco puede destruir no solo a su madre, sino a él, por lo que se las ingenia y, disfrazado de doctor, penetra en el hospital donde este se encuentra y lo asesina, inyectándole un veneno letal.

Patricio se estremece al reencontrarse con su madre, a la que besa y abraza, estremeciendo tanto a Mayra como a Jerónimo, quien da la bienvenida a la mujer. Por otra parte Mayra recibe una carta que Ambar le dejó antes de morir y en ella le cuenta que Andrea es hija de Alfonsina y Francisco. Entera a Patricio y ambos desean ocultar esta verdad a la muchacha pero esta se entera de la verdad y sufre. Decide que se irá de casa junto con Elvira, a quien el sobrino y Leonora han recriminado el haber sido cómplice de Alfonsina, pero Mayra no lo permita y suplica a Patricio que la acepte pues siempre fue parte de su familia. Este se aferra a la chica y le asegura que siempre serán hermanos.

Arrepentida de sus errores, Valeria devuelve su hijo a Mayra y decide contarle toda la verdad a Omar Guzmán para luego abandonar el país. La madre se siente dichosa de tener a su hijo en brazos y lo celebra con Patricio, el cual ha prometido a Valeria que no la dejará desamparada.

Jerónimo, impulsa a Leonora para que aparezca ante los medios de comunicación y denuncie públicamente a Alfonsina. Así se hace y la villana padece el repudio social, estremeciéndose cuando Elvira la entera de que por años se encargó de investigarlo todo y dio las pruebas a César, con el fin de destruirla. La furiosa villana apunta a su prima con una pistola, decidida a matarla. Aparece Edgar para detenerla y al forcejear el arma se dispara,, resultando herido él. Alfonsina huye y Elvira sufre al ver a su hijo desangrarse. Este le pide perdón por haberla rechazado y aparece Andrea, quien le suplica que no muera.

Braulio no puede creer todos los crímenes por los que su madre es buscada y de pronto es sorprendido por Téllez, quien lo detiene por el asesinado del Dr. Sendel, ya que las cámaras del hospital lo han incriminado. Su detención sale en los diarios y así se entera de ello Alfonsina, quien sufre y maldice a Patricio, jurando que lo destruirá.

TIEMPO DESPUES: Mayra y Patricio son felices con su hijo y la compañía de Leonora, quien a veces tiene pesadillas que la transportan a lo que vivió en el clínica psiquiátrica. Sin embargo los cuatro han formado una familia y recuperado su posición como los auténticos Longoria, siendo él nombrado el presidente del consorcio y heredero universal de la fortuna de César, siempre apoyado por el fiel Jerónimo. Con la familia vive Andrea, la cual ha encontrado en Mayra a una gran amiga y acude constantemente a hacer visitas a Elvira y Edgar, quienes viven en su propia casa, donde ambas mujeres cuidan de él pues ha quedado inmóvil de las piernas por un tiempo y se encuentra en recuperación.

Valeria visita a Braulio, en la cárcel, y le hace saber que han quedado divorciados y nunca más volverán a verse. Le aconseja que recapacite y busque ayuda, pues el hombre parece estar perdiendo la cordura y estar a punto de enloquecer, ya que tiene alucinaciones.

Guzmán publica todo lo relacionado con la familia Longoria y derivado de ello se le entabla una demanda, por lo que Mayra lo busca para hacerle una propuesta: Que deje de publicar sobre los Longoria a cambio de retirar la denuncia y conocer absolutamente toda la verdad. El periodista acepta mas comienza a escribir un libro llamado Casta de Lobos.

Téllez continúa buscando a Alfonsina, la cual ha sabido ocultarse muy bien y acecha a los Longoria, pues quiere acabar con ellos al creerlos culpables de su ruina y la de su hijo. Se vale del aniversario nupcial de Mayra y Patricio para penetrar en la mansión, disfrazada, para deshacerse de la nana de su bebé y tomarlo en sus brazos, para entonces amenazar al matrimonio y a Leonora, jurando que si ella y Braulio no pudieron ser felices y gozar de la fortuna Longoria, ellos tampoco lo harán. Apunta a la cabeza del bebé, decidida a matarlo, sin que la policía pueda hacer algo para detenerla. De pronto se escucha un disparo que sacude a todos y horroriza a la villana, quien deja car su arma y también al bebé. Ella tiene una herida de bala pues Andrea le ha disparado por la espalda, confundida. Mayra toma a su hijo de inmediato y se reúne con su marido, mientras que la muchacha, perturbada, es protegida por los policías, los cuales la ponen a salvo. Alfonsina cae al suelo, muerta, con los ojos cerrados, y cuando Patricio acude a ella, los abre, mirándolo con odio intenso, como advirtiendo que a pesar de todo permanecerá su sangre de lobos.

Casta De lobos😻
דרג את הסיפור

תגובות (0)

הוספת תגובה - היה הראשון להגיב!
התחבר עכשיו בכדי להוסיף תגובה
88 דקות
תגיות:
סיפורים נוספים שיעניינו אותך